Llevar un chándal, al igual que llevar un sombrero de vaquero o un chaleco de jersey, puede ser como caminar por la cuerda floja. Hay muchas maneras de hacer el ridículo, pero si te mantienes en el camino y lo haces bien, puede ser una prenda muy fuerte para tener en tu rotación. ¿Por qué arriesgarse? Estar bien no tiene por qué ser totalmente fácil, pero ¿por qué esforzarse tanto […]