Consejos para hacer una terapia telefónica efectiva

Si bien muchos psicólogos y pacientes han adoptado la videoconferencia para el tratamiento psicológico, esa opción no es viable para todos debido a la tecnología y las limitaciones de acceso o a las preocupaciones por las preferencias. La terapia telefónica o de audio tiene pruebas sólidas que respaldan su eficacia y debe considerarse una opción viable para la atención. Sin embargo, la psicoterapia sólo de audio tiene algunos aspectos singulares que los psicólogos y los pacientes deben tener en cuenta.

Tras examinar las cuestiones expuestas en la lista de verificación de la tecnología para los servicios telepsicológicos, el psicólogo también debe realizar un consentimiento plenamente informado, considerar las cuestiones éticas/legales pertinentes para la salud telemental y determinar que un tratamiento sólo audio es apropiado para este paciente.

El psicólogo querrá realizar una evaluación de riesgo-beneficio para cada posible cliente que aborde las necesidades de tratamiento y las consideraciones particulares del individuo cuando participe en la telesalud conductual de sólo audio.

Al igual que en el caso de la salud telemental, el psicólogo necesitará un plan para manejar las emergencias, así como una idea de los tipos de problemas que podrían indicar que la terapia de sólo audio no está funcionando para un individuo en particular.

A continuación, se ofrecen algunos consejos para proporcionar servicios de sólo audio.

Verifique el paciente y la ubicación

Una vez que haya determinado que la terapia telefónica o de audio tiene sentido para un paciente en particular, planee preguntar frecuentemente y documentar el estado y el paradero del individuo. No puedes ver el escenario, así que es importante asegurarte de que es tu paciente y que está en un lugar privado.

En caso de emergencia, confirmar la ubicación del paciente cada vez asegura que usted puede buscar ayuda si es necesario. Y, aunque su paciente tenga un bajo riesgo de una emergencia de salud mental, los psicólogos ya han informado de incidentes como el que un paciente (niño) esté activo durante una sesión de salud telemental, se caiga y empiece a llorar, y el psicólogo necesite contactar con el tutor.

También pueden ocurrir otros percances, como que un paciente se asfixie mientras bebe un poco de agua o algo más preocupante como la amenaza de autolesión.

Asegurar la privacidad y la confidencialidad

Tanto usted como el paciente necesitan asegurar la privacidad y la confidencialidad durante la sesión y después de ella. Cada persona debe poder asegurar el dispositivo o evitar que otros puedan identificar la actividad en el teléfono.

Por ejemplo, el paciente o el terapeuta pueden ser identificados en la lista de contactos sólo por sus iniciales. En las videoconferencias suele ser posible ver si otra persona está presente durante la sesión, pero puede ser necesario confirmar verbalmente si una persona está sola o no con una terapia de audio solamente.

Tanto  la psicoterapista como el paciente deben evitar el uso de Wi-Fi público o no seguro para llamadas en un teléfono móvil u otros dispositivos. Los auriculares mejoran la calidad del sonido, son cómodos y ofrecen más confidencialidad que el uso de la opción de teléfono con altavoz. Si es posible, evite el uso de un teléfono personal y confíe en el teléfono de una empresa o agencia.

Minimizar las distracciones

Muchos pacientes, y a veces los psicólogos, encuentran útil tener una rutina antes y después de una sesión de tratamiento. Del mismo modo que las visitas en persona requieren un tránsito regular a las sesiones y el saludo a los pacientes en una zona de espera seguido de un tránsito posterior a la sesión para el paciente o un papeleo para el psicólogo, a cada uno le puede resultar útil planificar una transición de unos minutos antes y después de las sesiones. La creación de una transición hacia o desde la terapia puede resultar beneficiosa para asegurar una mayor presencia durante la sesión propiamente dicha.

Si bien es importante disponer de un espacio separado para participar en la terapia por motivos de privacidad, también es importante para la concentración y el enfoque. Anime al paciente a hacer lo que sea necesario para encontrar ese espacio, ya sea el coche, el tocador o un banco lejano bajo un árbol alejado de los demás.

Además, cuando utilice un teléfono inteligente para sesiones de sólo audio, apague otras aplicaciones, timbres, notificaciones y alarmas que puedan interrumpir el tiempo reservado específicamente para tratar las preocupaciones de salud mental y del comportamiento. Por último, coloque la pantalla del teléfono inteligente hacia abajo y anime a su paciente a hacer lo mismo para que incluso los textos silenciados u otras notificaciones que se produzcan durante la sesión no distraigan.

Mantener una buena práctica ética

Los principios del Código de Ética son tan apropiados para la terapia de audio como las numerosas directrices que ofrece la APA. La tecnología de tratamiento no cambia los fundamentos de las buenas prácticas éticas informadas por las directrices de la práctica y el consenso profesional. Tomar nota de cualquier preocupación, y la relación relativa riesgo-beneficio, es importante para documentar una buena toma de decisiones clínicas.