Consejos para mantener sanos los árboles y arbustos

El riego adecuado, el acolchado, la poda con un propósito y el abono cuando sea necesario son claves para mantener sus árboles y arbustos sanos y promover su longevidad. Sigue estas cuatro claves para mantener tus árboles y arbustos sanos.

Regar los árboles y arbustos

Riegue los árboles y arbustos nuevos a fondo y con la frecuencia suficiente para mantener el cepellón y la tierra más allá de la humedad. Revise los árboles recién plantados que crecen en suelos bien drenados dos veces por semana y los que están en suelos arcillosos pesados una vez por semana. Los árboles y arbustos en maceta suelen cultivarse en una mezcla sin suelo. Esta suele secarse más rápidamente que el suelo circundante. Para compensar, puede ser necesario regar el cepellón con más frecuencia que la tierra circundante. Incluso los árboles establecidos se benefician de un riego adecuado durante los periodos secos. Riegue a fondo siempre que los 10 a 15 centímetros superiores de la tierra estén desmenuzados y ligeramente húmedos.

Empapa la zona debajo y seis pies más allá de la extensión de las ramas, ya que las raíces del árbol se alejan de su tronco de 2 a 5 veces la altura del mismo. Riegue la zona debajo y varios pies más allá de la zona cubierta por los arbustos.

A continuación le ofrecemos algunas formas de facilitarle el trabajo; porque si es fácil es más probable que lo haga.

Utiliza una manguera de remojo para colocar el agua directamente en el suelo y por encima de la zona de las raíces del árbol o arbusto donde se necesita. Pasarás menos tiempo arrastrando mangueras y aspersores y desperdiciarás menos agua.

O convierta los cubos de 5 galones desechados en dispositivos de riego de liberación lenta. Perfore agujeros en el fondo del cubo. Coloque varios cubos debajo de la copa del árbol. Necesitarás aplicar 10 galones de agua por cada pulgada de diámetro del árbol. Llene los cubos con agua y deje que la gravedad haga el trabajo.

Mantillo de árboles y arbustos

Cubra con mantillo la superficie del suelo alrededor de los árboles y arbustos para conservar la humedad, reducir la competencia de la hierba, suprimir las malas hierbas y evitar que los herbicidas y los cortacéspedes dañen las plantas. Esto significa menos trabajo para usted y un mejor entorno de crecimiento para las plantas.

Crea una zona de mantillo tan grande como puedas tolerar debajo de tus árboles y alrededor de tus arbustos. Extiende una capa de 5 a 7 cm de corteza triturada o virutas de madera sobre la superficie del suelo. Aleja el mantillo del tronco y de los tallos de los arbustos. Amontonar el mantillo contra las plantas puede provocar podredumbre y otros problemas.

Poda de árboles y arbustos

Pode las plantas con un propósito. Espere un año para realizar una poda importante en los árboles y arbustos recién plantados. Sólo elimine las ramas rotas y dañadas. Una vez establecidos, pode para crear una estructura fuerte. Continúe eliminando las ramas rotas, cruzadas, orientadas hacia el interior y que rozan. Realice cortes por encima de una yema o rama sana orientada hacia el exterior o a ras del cuello de la corteza de la rama, zona hinchada donde la rama linda con el tronco.

Una poda excesiva puede estimular un crecimiento no deseado que habrá que gestionar en el futuro. Cuando sea necesario realizar una poda importante, distribúyala a lo largo de varios años para obtener mejores resultados.

Fertilización de árboles y arbustos

Abone sólo cuando sea necesario. Los árboles y arbustos obtienen la mayor parte de sus nutrientes de los fertilizantes aplicados en el césped y los jardines circundantes. Pero hay ocasiones en las que podemos echar una mano. El mejor momento para abonar es a principios de la primavera, antes de que comience el crecimiento, o en otoño, una vez que las plantas están inactivas.

Si es necesario, dé a las plantas que crecen en suelos arenosos o en zonas con pocos nutrientes un impulso de fertilizante. Estas plantas tienden a crecer más lentamente y tienen hojas más pequeñas o pálidas de lo normal, pero por lo demás están sanas. Utiliza un abono de liberación lenta con bajo contenido en nitrógeno, como Milorganite, que favorece el crecimiento de la parte superior y de las raíces por igual. Además, contiene materia orgánica que ayuda a mejorar el suelo.

Fertilice con Milorganite para ayudar a promover la floración en las plantas establecidas que no florecen. Las investigaciones han descubierto que cuando los microorganismos liberan los nutrientes de los gránulos de Milorganite, también liberan parte del fósforo y el potasio ligados al suelo. El fósforo favorece el crecimiento de las raíces, la floración y la fructificación, y el potasio aumenta la resistencia a las enfermedades y la rusticidad.

Siga las dosis recomendadas en la bolsa de Milorganite o en la página web. Simplemente extienda la Milorganita sobre la zona de acolchado y rastrille ligeramente. Deje que la naturaleza lo mueva hacia abajo a través del suelo y hacia las raíces de las plantas.

Written By

Johan